Prestar atención, planificar y regular conductas, las capacidades más afectadas

Cómo puede ser la vida antes y después de un golpe en la cabeza

Ver menos, perder el olfato, caminar o mover los brazos con dificultad, problemas para tragar, son algunas de las secuelas posibles de un traumatismo de cráneo. Hay factores de riesgo previos que pueden influir en la severidad de los erectos.

Es frecuente observar la repercusión que alcanzan las noticias que involucran a los accidentes de tránsito. Páginas y páginas son llenadas con la intención de concientizar, a veces, a peatones y conductores. El número de muertos engrosa las listas de la tragedia, pero poco se sabe de quienes quedan con secuelas que trastocan su existencia.

Los accidentes automovilísticos dejan tras de sí a muchísimas personas con traumatismo de cráneo. Las partes del cerebro más comúnmente afectadas en estos eventos son los lóbulos frontales, que controlan las llamadas funciones ejecutivas, como la atención, planificación, la regulación de conductas, entre otras, y también los movimientos del cuerpo, como por ejemplo caminar, los movimientos de brazos y piernas, el equilibrio y la deglución.

También pueden quedar afectadas las emociones y la capacidad intelectual, lo que afecta toda la vida social y familiar.

Como es habitual que se dañe el lóbulo frontal y temporal por el impacto contra el cráneo, con frecuencia se ve alterado el sentido del olfato. Del mismo modo pueden resultar perjudicados los nervios ópticos o bien las fibras que conducen los estímulos visuales ya procesados en la retina, produciéndose diferentes déficits visuales, según el área cerebral lesionada.

Según explicó la psiquiatra y Jefa de Neuropsiquiatría del Instituto de Neurología Cognitiva y del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro, Alicia Lischinsky, las consecuencias psíquicas y conductuales de un traumatismo de cráneo no son las mismas en todos los casos, ni tienen siempre la misma gravedad. Hay factores que predisponen a la aparición de estos problemas o bien interfieren en la recuperación postraumática.

No hay una sola respuesta

“Entre estos factores se encuentran los antecedentes psiquiátricos previos al traumatismo, la edad avanzada, el consumo de drogas o alcohol, las enfermedades arteriales, y también problemas sociales como inestabilidad económica, inconvenientes de pareja o una vida social pobre. Resulta fundamental la personalidad previa de la persona, como así también el entorno familiar que jugará un rol clave en la recuperación y aceptación de la situación”, sostuvo.

Las secuelas emocionales y conductuales, según la psiquiatra, pueden variar y dependen en gran medida de la lesión cerebral misma y no necesariamente responden a una respuesta “lógica frente a la pérdida o al hecho de haber sufrido un accidente”. Así, se puede presentar depresión, apatía, falta de interés, o bien desinhibición, falta de control de la conducta, falta de conciencia de los límites, hiperactividad o impulsividad.

La relación con la familia y los amigos

Inicialmente, quien sufrió un traumatismo de cráneo recibe en general mucho apoyo y presencia de familiares y amigos en las etapas agudas de la internación. Pero cuando se retorna al hogar comienzan las dificultades y la percepción de la nueva realidad que todos deben enfrentar. “El cambio que implica para toda la familia siempre es significativo, mucho más, cuanto mayor sea la severidad del traumatismo y sus consecuencias. Los amigos en general, poco a poco se distancian y no saben como tratarlo o bien se pierden los puntos en común que tenían antes del accidente. No soportan ver ‘cómo quedó' y es frecuente escuchar de parte de estos que la persona ‘ya no es la de antes'”, explicó Lischinsky.

La pregunta es cómo ayudarlo. Según la experta, es muy importante incluir a los familiares y amigos en el proceso de recuperación, de diversos modos que deben ser sugeridos y orientados por el equipo terapéutico y el entorno afectivo. Todos deben ser informados adecuadamente para que intervengan en forma asertiva y colaboren en lugar de interferir con la recuperación. Si es oportuno, que lo saquen a pasear, o lo ayuden a recuperar recuerdos comunes, o sustituyan por unas horas al familiar encargado de cuidarlo. La familia necesitará una nueva dinámica.

El abordaje terapéutico

Como las consecuencias del traumatismo de cráneo son tan diversas, se requieren un abordaje simultáneo y coordinado de profesionales de diferentes especialidades.

Los problemas cognitivos (funciones intelectuales) precisan de neuropsicólogos especializados en rehabilitación.

Las alteraciones de la comunicación y el lenguaje deberán ser tratadas por fonoaudiólogos y neurolingüistas.

Para los problemas de reintegración laboral y académica hay terapistas ocupacionales. Los problemas de la marcha, equilibrio y control motor requieren kinesiólogos especializados en rehabilitación, y los problemas conductuales, psicólogos especializados en rehabilitación.

A su vez se necesitará la intervención de neurólogos y psiquiatras entrenados en el manejo particular de las medicaciones que permitan optimizar el funcionamiento cerebral y controlar las conductas inapropiadas. Las dificultades de reintegración de la persona con traumatismo de cráneo son consecuencia sustancialmente de los déficits cognitivos y conductuales que persisten más allá de la etapa aguda de recuperación física.

“La rehabilitación cognitiva es una disciplina muy poco desarrollada en nuestro país. Está dirigida a quienes tienen problemas de atención, memoria, razonamiento o lenguaje, es decir, funciones ejecutivas, y esta a cargo de los neuropsicólogos. La psicoterapia cognitivo conductual trabaja en forma muy directiva, con objetivos muy concretos, que tienden a que funcionen de otra manera el pensamiento, la emoción y la conducta”, explicó Lischinsky.

Otro de los puntos fundamentales en la rehabilitación es la terapia ocupacional ya que muchas veces se ve afectado el desempeño laboral del paciente. Los terapistas se encargan de conocer las funciones que cumplía esa persona antes de sufrir el traumatismo, y cuales son las que pueden cumplir después. También trabajan con los empleadores, para intentar reubicarlos en otras áreas dentro de la empresa.

El kinesiólogo se ocupará de mejorar todos los aspectos vinculados con la pérdida de movimiento.

“Las familias de los pacientes son fundamentales en el tratamiento ya que son las primeras en sufrir lo.s cambios de la conducta de quienes padecieron un traumatismo de cráneo, y serán quienes permitan o no que los logros del tratamiento se afiancen en la vida cotidiana, y por esta razón su inclusión en la terapia es clave”, concluyó Lischinsky.

Carolina Stegman